ÚNICA EN EL MUNDO :: La rana del Challhuaco

VANGUARDIA FEDERAL :: Museo Nacional de Bellas Artes Neuquén
09/03/2011
Cuarenta años de tradición patagónica :: RUCA HUENEY
09/03/2011

ÚNICA EN EL MUNDO :: La rana del Challhuaco

RANA-01 RANA-02

TEXTO Y FOTOS MICAELA GUTIERREZ

Guardaparque Nacional – Técnico en Conservación de Áreas Naturales Protegidas

La “rana del Challhuaco” (Atelognathus nitoi) es una especie micro endémica y exclusiva del Parque y Reserva Nacional Nahuel Huapi. Una especie es endémica cuando su distribución se limita a un lugar específico y, en este caso, fue descubierta en 1973 por el herpetólogo argentino Avelino Barrio en la Laguna Verde y algunas pequeñas lagunas temporarias sobre la ladera del cerro Challhuaco, sitio en el que la rana, que no se encuentra en ningún otro lugar del mundo, desarrolla su ciclo de vida completo.
A pesar de ser poco conocidos, existen más de 5.000 especies de anfibios en el planeta. Son muy importantes en todos los ecosistemas que habitan ya que son grandes consumidores de insectos y algas acuáticas. Al mismo tiempo constituyen una de las presas favoritas de varios animales carnívoros, lo cual ayuda a mantener el equilibrio en la naturaleza. Esta rana en particular es de tamaño mediano y cuerpo robusto, con patas cortas y membranas interdigitales es sus pies; presenta un color verde oliváceo, con algunas manchas más claras en el dorso. Su distribución está restringida a una pequeña área del bosque de lenga (Nothofagus pumilio), entre los 1.300 y los 1.600 metros sobre el nivel del mar.
Las ranas del Challhuaco se reproducen en primavera, aproximadamente un mes después del deshielo. Los huevos, agrupados en masas gelatinosas, necesitan de ramas fijas dentro de los cuerpos de agua para aferrarse y completar su desarrollo. Los renacuajos se encuentran en la Laguna Verde y charcas cercanas temporarias. Los juveniles se han encontrado siempre en las cercanías de los cuerpos de agua, mientras que los adultos se concentran en áreas húmedas del bosque de lenga, bajo los árboles caídos que le proporcionan refugio. La Laguna Verde es un ambiente clave para la especie, ya que es el único lugar que asegura su reproducción todos los años. Esta pequeña laguna de 80 metros de diámetro está ubicada a 1.550 de altura, en una depresión en la ladera del cerro Challhuaco: no posee ni peces ni plantas acuáticas y su alta turbidez atenúa la luz ultravioleta. En julio se congela, permitiendo que algunos renacuajos pasen el invierno bajo la capa de hielo para eclosionar en la primavera siguiente. La conservación de los anfibios requiere de los habitats favorables, tanto para las larvas acuáticas como para los juveniles y adultos terrestres. Por eso fue necesario tomar algunas medidas de manejo adicionales para reforzar la conservación de la especie y la primera de ellas fue la declaración, por parte de la Administración de Parques Nacionales, de “área crítica” a toda su distribución, incluyendo, además, la totalidad de las nacientes de los arroyos afluentes del río Ñirihuau y el sector fiscal del valle del río Ñirihuau, las nacientes de los arroyos Challhuaco y Ñireco, el cordón Ñirihuau y las nacientes de los arroyos que desaguan hacia el río Villegas, abarcando una superficie de 30.000 hectáreas. Otras medidas que se llevan a cabo para proteger a la rana del Challhuaco implicaron, por ejemplo, eliminar el uso de la Laguna Verde para natación e impedir pisoteo de sus márgenes. También se han trazado nuevamente los senderos turísticos, se ha señalizado la zona y se ha difundido toda la información indispensable para proteger a la rana.
Por otra parte se realizan desde hace muchos años monitoreos periódicos del ambiente de la especie, los cuales son llevados a cabo por los guardaparques, observándose si hay modificaciones en el ambiente, ya sea naturales o producidos por la acción del hombre. –

Distintas categorías de conservación
– La provincia de Río Negro declaró a la rana del Challhuaco “especie protegida” en 1993.
– A nivel nacional tiene un status oficial de especie “vulnerable” (Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Resolución 1030/04) y de “especie de valor especial” (Administración de Parques Nacionales)
– La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICE) categoriza a esta especie como “vulnerable”.

La rana del Challhuaco enfrenta distintos factores de amenaza, como por ejemplo la recolección de madera para leña, la práctica del enduro o motocross, incendios, alteración de los cuerpos de agua, uso de la laguna, caballos, riesgo de contaminación biológica por ingreso de especies exóticas. Es vital preservar el ambiente de esta especie, tanto acuático como terrestre, ya que troncos, ramas y cortezas en el suelo proveen los micro hábitats utilizados como refugios.
Es necesaria la toma de conciencia del público que visita el área protegida respecto al valor de los anfibios en el ecosistema. Minimizar los factores de amenaza de la rana del Challhuaco depende de todos y cada uno de nosotros, especialmente de los ciudadanos de Bariloche, quienes visitan el área con mayor frecuencia por su proximidad a la ciudad, conservando los recursos y manteniendo el espacio en su estado natural. –

Share Button