parallax background

Cuando el estilo importa

Enseñar y vivir la música
04/07/2017
El hotel del fin del mundo
05/07/2017
 
 
 

Francisco Lazcano, desde hace más de veinte años, construye casas familiares y distintos edificios en el sur de Chile. Su concepción de los estilos arquitectónicos lo lleva a respetar la historia y a respetar el medio ambiente. “Una casa tiene que ser simple, funcional. Pero por sobre todo, tiene que tener sentido”, dice.

 

Todas las historias admiten un principio. No importa que ese inicio se haya producido aquí cerca, en Osorno. Francisco Lazcano nació allí. Pero lleva 22 años viviendo en Puerto Varas, haciendo, fabricando. Como todo sujeto curioso, ejerció varios de los múltiples oficios terrestres que solemos frecuentar. Trabajó en una inmobiliaria, luego administró una faena forestal. Paréntesis: en Nueva Zelanda, lejos, se especializó en producción lechera.

Las cercanías, sin embargo, suelen ser inevitables. Sonó el teléfono, llegó un mail, vaya uno a saber. Era un antiguo jefe suyo que le proponía regresar. “Volver”, como por siempre (y mejor que nadie) canta Carlos Gardel. No se trataba de adivinar añejos parpadeos. Pero el tango asegura que siempre se vuelve al primer amor, Chile. La propuesta era interesante, una especie de desafío: hacerse cargo de un proyecto que suponía manejar dos mil hectáreas para hacerlas rentables.

Paso a paso. Se planteó a sí mismo metas de corto, mediano y largo plazo. E inició un condominio en el que se propuso reforestar, renovar el bosque y fomentar el turismo, entre otras actividades. Comenzó a exportar murtas, indispensable para preparar dulces y mermeladas. La murta, un auténtico berrie nativo, lo transformó en el primer exportador chileno de esta fruta. El negocio y sus perspectivas se ampliaron, crecieron. Comenzaron las plantaciones de cranberries. Y la producción incluyó cremas faciales en base a distintos cranberries. Las opciones comenzaron a ser distintas: la “cancha” se amplió y hubo que adaptarse a nuevas dimensiones y exigencias. Una vez vendidas las parcelas, la gente comenzó a construir sus casas en el lugar. Lazcano estaba allí. Verificaba. Comprobaba. Sugería. Indicaba. Intervenía. Y un día de tantos, un día cualquiera, alguien fue a buscarlo: sin rodeos, y para solucionar sus propias dificultades, le solicitó que finalizara la construcción de su casa. Aceptó. Concluyó la obra. Luego, con fondos propios comenzó su propio camino en la construcción. El primer paso estaba dado. Hoy existen cinco unidades de negocio: la Constructora Lazcano, la Inmobiliaria Lazcano, Cardinal, una empresa prestadora de servicios alimenticios, Naturall (que se dedica a la elaboración de alimentos funcionales) y Conforma, una compañía constructora de galpones “autosoportantes”.

El hacedor

Los compromisos crecían. Lazcano los aceptaba. Llegó el desafío más grande: el proyecto del Hotel Termas de Puyuhuapi, cuyos trabajos demandaron dos intensos años. Los comentarios fueron inmejorables: el “cinco estrellas” lo había transformado en un hombre de consulta inevitable si de infraestructura hotelera se trataba.

La experiencia, asegura el propio Lazcano, fue inolvidable. Hubo que agudizar el ingenio para trabajar porque el lugar estaba en funcionamiento y, pese a la circunstancia, le agregaron una nueva sección: un edificio nuevo de cuatro pisos. Las tareas logísticas, inobjetables. Francisco Lazcano, atento a su espíritu inquieto, se especializó en temas relacionados con la “eficiencia energética”. Actualmente asesora a arquitectos y constructores en el tema. Comenzaron a sucederse obras. Distintas casas. Un edifico en el centro de Puerto Varas. El acceso a los Saltos de Petrohue. Una par de conceptos fundamentales jamás se abandonaron: reciclar y aprovechar los materiales de la zona. El propio Lazcano especifica que dentro de los propósitos de su constructora está el de utilizar, en cada obra, como mínimo, un 20 por ciento de materiales reciclados. Y la idea es que ese porcentaje crezca. “El reciclado es una tendencia que hay que acrecentar. En las estructuras habitualmente utilizamos el pino impregnado. No estamos en una zona de hormigón debido a la humedad de la región. Para nosotros, la madera sigue siendo la mejor opción. Y nos  tenemos que preocupar mucho por la aislación”, detalla Lazcano.

En este sentido, en la Constructora Lazcano trabajan en la implementación de sistemas más modernos (y no contaminantes) de calefacción. El concepto de “geotermia aparece en los planos de todas las obras. Las luces, por ejemplo y además, son todas “led”. La empresa plantea claramente sus parámetros y son los clientes los que deben adaptarse a las exigencias.

El nivel y la cantidad de los proyectos tienen ya su propia dinámica. La constructora, este mismo año, acaba de terminar la edificación de un jardín infantil en la Comuna de los Muermos, en la provincia de Llanquihue, en la Región de los Lagos, a 50 kilómetros de Puerto Varas. Se trata del jardín más grande y moderno de la zona. El trabajo (1200 metros cuadrados) les fue solicitado por el gobierno y su finalización insumió cinco meses. Las carpetas se juntan en la oficina. Varias casas (ya existen más de 50 proyectos construidos) son un intenso presente, incluso una, inmensa y bella, de 600 metros cuadrados, ubicada en un condominio privado de Varas. Otras dos, en Patagonia Virgen (Frutillar) ya son un hecho: son de estilo alemán. Inconfundibles. La vivienda de Ensenada avanza. Igual que la de Puerto Montt. Todas se entregan llave en mano y el servicio que ofrece Lazcano es integral: la constructora se encarga de todos, desde el diseño arquitectónico hasta de los jardines y la decoración. Los clientes, en su gran mayoría, son de Santiago.

Estilo

Lazcano explica que las obras se identifican con la zona y, casi necesariamente, deben tener un estilo particular, propio, definido, con detalles que se utilizaban en la época de los colonos. “Me preocupan los estilos que vienen. De Santiago suelen llegar arquitectos jóvenes que tienden a simplificarlo todo. Una casa tiene que ser simple, funcional. Pero por sobre todo, tiene que tener sentido para la familia que la va a habitar: tienen que sentirse identificados con ella”, argumenta.

Agrega, además, que por esa razón le gusta lo que se construye en Argentina: “Las casas tienen mucha magia y su estilo suele ser acogedor. Representan el espíritu y la historia de la zona. Existe una línea de construcción en Bariloche, San Martín de los Andes o Villa La Angostura. En Chile a veces perdemos de vista estos detalles”, dice. Y añade: “A veces no se le presta atención a un concepto básico como la estética: no aparece una línea de construcción que sea evidente y el detalle no le hace bien a la zona. Me gustaría una evolución de la arquitectura en este sentido”, afirma Lazcano.

 

PUERTAS ADENTRO

Francisco Lazcano tiene tres hijos. Maximiliano (21), Maite (18) y Vicente (10). Le gustan los desafíos y las obras grandes y significativas que perduran en el tiempo. Le agrada encargarse del diseño y las terminaciones de las obras.

EQUIPO DE TRABAJO

En la empresa trabajan arquitectos, constructores, supervisores de obra y técnicos. En administración, se suman nueve personas más. El equipo de logística tiene doce integrantes, con Verónica Emhardt a la cabeza. José Loncón es el supervisor. Luisa Azocar está a cargo de las finanzas. La jefa de Arquitectura es Denise Engler. Felipe Lazcano es el constructor civil. Y Radomir Goic es ingeniero Industrial y el supervisor de galpones y obras industriales.

 

CONSTRUCTORA LAZCANO:

Ruta 5 Sur Km 1008, Puerto Varas, Chile | Teléfono : 56 65 971635 | info@constructoralazcano.cl | www.constructoralazcano.cl